La escuela constituye uno de los ámbitos esenciales para la promoción del derecho de los niños, comenzando por considerarlos como sujetos plenos de derechos, merecedores de respeto, dignidad y libertad, abandonando la concepción del niño como objeto pasivo de intervención por parte de la familia, el Estado y la sociedad.

Podemos considerar el nivel preescolar como la primera puerta que se le abre al niño para incluirlo en la sociedad; desde esta etapa debe comenzar el conocimiento y la reflexión sobre sus derechos básicos.

La educación preescolar en nuestra institución tiene propósitos definidos en que apuntan a desarrollar capacidades y favorecer competencias en los niños mediante el diseño de situaciones didácticas por el docente en donde expresa su experiencia y creatividad destinadas específicamente a la formación del niño. Es esta etapa considerada como el cimiento y la fortaleza de los educandos que crecen en nuestra institución Educativa.
Es en la educación preescolar donde debe nacer el impulso que mueva el resto de la educación nacional.